Contramarea es un encuentro de artes escénicas para actuantes, bailarines, cantantes, músicxs, performers, narradores y otrxs. Se desarrolla en el balneario de Pehuén có, ubicado sobre la costa atlántica,
lindante a Monte Hermoso y Punta Alta, partido de Coronel Rosales. El evento tiene
una duración de nueve días durante el mes de enero.

Los talleres de formación están basado en técnicas elementales para la investigación y la exploración del actor en escena, abordaje sobre la dramaturgia, las dinámicas de movimiento, clown, bufón, máscaras, circo criollo, danza/teatro, construcción de personajes, narraciones extraordinarias, trabajos plásticos con materiales reciclados y exploraciones antropológicas en espacios no convencionales en la escena. 
Este año los talleres son:

Universos poéticos: imaginar, actuar y escribir en movimiento

Explorar los imaginarios para construir con el cuerpo, no solo el espacio, sino la escritura que se materializa en la acción. Dar cuenta de los procedimientos que constituyen nuestras poéticas es, a la vez, explorar y tensar los límites entre el lenguaje, la imagen y el cuerpo poético. El objetivo es entrenar la escritura desde la
cartografía sensible de la experiencia escénica.

Máscaras ¡soltando al animal!

El taller de máscaras propone un cuerpo y una voz expandida, traspasando la estética del realismo. El cuerpo del actuante enmascarado es un cuerpo consciente, es decir, un cuerpo que sabe manipularse para generar diversas imágenes. El juego físico será la principal herramienta para producir un personaje de calle, con formas de moverse y de hablar ligadas directamente a la máscara.

Circuito del actor popular

Nos encontramos para fundar un espacio donde podemos investigar el proceso creativo que da forma a la escena. El objetivo es buscar un cuerpo de ficción y un cuerpo como escenario, con conciencia del estar siendo ahí mismo. Su plástica viva y los distintos elementos potencian y delimitan la dinámica expresiva. Potenciar la capacidad expresiva y los recursos poéticos propios, para luego multiplicar la construcción colectiva en su mayor amplitud.

La voz colectiva

La propuesta consiste en un breve recorrido por algunos elementos de raíz africana en la cosmovisión de la música y el canto como construcción colectiva, puesto al servicio de la técnica para la interpretación vocal hablada y cantada.

Del pulso grupal al ritmo de la escena

Nos proponemos trabajar sobre dos elementos fundamentales de la escena como organismo vivo: el ritmo y la textura, explorando nuestro propio cuerpo en relación al espacio y a los otros cuerpos. Descubrir el tempo ritmo en el movimiento grupal y la composición de texturas diversas que nos permitan construir nuevas formas grupales de la ocupación del espacio.
La tarea es explorar grupalmente como latir juntes, modificar el tempo ritmo para revitalizar la escena. Descubrir cuando volver al pulso interno y cuando cambiarlo para no morir y seguir presente en el aquí y ahora.

El taller está apuntado al trabajo sobre el tempo ritmo en el movimiento grupal y la textura como otra forma del ritmo espacial. A partir de la incorporación de musicas y bailes, como así también sobre la composición de coreografías, nos ocuparemos de construir grupalmente maneras de desplazarnos espacialmente y de cómo estar presentes junto a otres, sostenidos por un latido común.